No podría definir si soy un actor que compite o un piloto que actúa”

Contrario a lo que se pudiera pensar, Steve Mc Queen no tuvo una infancia sencilla, su mamá decidió abandonarlo desde el momento en que nació y su papá, que era piloto de acrobacias, falleció en un accidente aéreo. Fue así como Steve tuvo que ser educado por su tío en Missouri y de adolescente se vio inmerso en el mundo de la delincuencia.

Posteriormente vino el ejército, después la actuación y el éxito taquillero con películas como “Los siete magníficos” y “El Coloso en llamas” por citar solo algunos.

Pero lo que poca gente sabía era que la verdadera pasión de Steve no era precisamente la actuación, él era piloto, la motocicleta y él eran uno mismo; compitió en carreras como los Six Days de enduro, la Baja 1000 californiana entre otros.

Estas son las motos más famosas y favoritas de Steve McQueen, desde su primera moto hasta su último anuncio de motos.

La pasión de Steve por cualquier cosa que tuviera motor se extendió también a los automóviles, en donde recorrió entre otras carreras, en las 12 Horas de Sebring, terminando en segundo lugar.

Uno de sus papeles más memorables se ve reflejado en el filme “Le Mans”, en donde el actor da vida al piloto del equipo oficial de Porsche, Michael Delaney. “Correr es vivir… todo lo de antes y lo de después es esperar” es uno de los diálogos del afamado actor en el film.

A Freedom Weekend Original Content.